Las farmacias guipuzcoanas sensibilizarán e informarán a la ciudadanía sobre la enfermedad de Lyme

/COMUNICAE/

Es una enfermedad transmitida principalmente por garrapatas y otros artrópodos, de difícil detección y diagnóstico ya que sus síntomas se asemejan al de otras enfermedades

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa (COFG), Miguel Ángel Gastelurrutia, y la presidenta de la Asociación de Enfermedad de Lyme en el País Vasco (ALYME), Jone Muñoz, han firmado un acuerdo de colaboración entre ambas entidades con el objetivo de divulgar información sobre esta enfermedad desde las farmacias guipuzcoanas. Con esta acción se pretende además sensibilizar a farmacéuticos y ciudadanía sobre la enfermedad de Lyme, para contribuir a su prevención y detección temprana.

La enfermedad de Lyme o Borreliosis tiene su origen en una bacteria con forma de espiral llamada Borrelia Burgdorferi, que penetra en los tejidos del organismo perforándolos como un “sacacorchos”. Esta bacteria puede diseminarse rápidamente por diferentes partes del cuerpo (cerebro, fluidos sinoviales, sistema nervioso y otros órganos) y causar una gran variedad de síntomas, comunes con los de otras enfermedades reconocidas. “Si la infección no es detectada y tratada a tiempo, puede avanzar a otros estadios o finalmente a su fase crónica, llegando a ocasionar consecuencias serias a largo plazo en la salud”, subrayan desde ALYME.

Desde la asociación agregan que son las personas que viven o visitan zonas rurales, especialmente campistas y excursionistas, las más expuestas al riesgo de infección. “En caso de picadura es preciso quitar la garrapata lo antes posible. Cuanto más tiempo pase la garrapata adherida a la piel, más probabilidades existen de contraer la enfermedad de Lyme. Una misma garrapata puede transmitir otras co-infecciones, además de Borrelia”, subrayan.

Los síntomas de la enfermedad de Lyme varían de una persona a otra, siendo los más frecuentes: fiebre, escalofríos, cefalea, fatiga y dolores en musculares y articulares. En ocasiones, aparece una erupción en el lugar de la picadura, y gradualmente se extiende en forma de círculo con una zona central clara, antes de propagarse a otras partes del cuerpo. A la enfermedad de Lyme se la llama “la gran imitadora”, porque sus síntomas pueden parecerse a los de otras enfermedades como: Lupus, Artritis reumatoide, Esclerosis múltiple, Síndrome de fatiga crónica, Fibromialgia, Esclerosis múltiple, ELA, Parkinson, Autismo o incluso una enfermedad mental.

Desde la Asociación ALYME subrayan que, a pesar de que son crecientes las voces de expertos que alarman de su repunte en nuestro territorio, “nos encontramos con grandes dificultades para el diagnóstico de la enfermedad de Lyme en España. Aunque recientemente haya sido incluida en el B.O.E como ‘enfermedad endémica regional, a día de hoy no se considera una enfermedad existente”, apuntan.

El 15 de noviembre de 2018, el Parlamento Europeo aprobó por UNANIMIDAD la Resolución presentada para elaborar un Plan Europeo de lucha contra la enfermedad de Lyme (Borreliosis). “Entre otros aspectos, se destinarán más fondos europeos a investigación, se aumentará la cooperación entre estados miembro y el control del número de nuevos casos detectados, se elaborarán directrices empíricas para el diagnóstico clínico y de laboratorio, y se pondrán en marcha campañas de información y sensibilización”, explican desde ALYME.

Desde la asociación defienden que la enfermedad de Lyme debe ser diagnosticada clínicamente y basada en la sintomatología del paciente.

SOBRE LA ENFERMEDAD DE ALYME
¿CÓMO SE CONTRAE?
La enfermedad de Lyme es transmitida principalmente por garrapatas y otros artrópodos. La no aparición de la marca característica (Eritema Migrans) en un alto porcentaje de los casos, dificulta aún más su detección, pudiendo pasar desapercibida.

SÍNTOMAS MÁS HABITUALES: Dolores musculares y articulares, fatiga física intensa, síntomas gripales, afectación neurológica, problemas cognitivos y de memoria, mareos y tinitus, parálisis facial, problemas cardíacos o pulmonares, hiperactividad y déficit de atención (en niños), intolerancia a la luz, a olores y al ruido, afectación visual, depresión, irritabilidad, cambios de humor, ansiedad, nausea, diarrea, dolor abdominal, alteraciones de sueño, hormigueo, ardores, entumecimiento, fiebres recurrentes, migrañas, etc.

¿CÓMO PREVENIR?
Es imprescindible protegerse de las picaduras de garrapatas, al salir al campo o a zonas de riesgo:

· Utilice un repelente adecuado sobre la piel y la ropa

· Utilice ropa clara, coloque los calcetines por encima de los pantalones y utilice gorra

· Camine por senderos y evite hacerlo entre arbustos altos u otro tipo de vegetación

· Al regresar a casa, revise su cuerpo y el de los niños (cabeza, axilas, orejas, ombligo, piernas, etc.)

· Lave la ropa utilizada a alta temperatura.

En caso de encontrar una garrapata adherida, por favor, acuda a su centro de salud.

Para más información: http://a-lyme.org

 

MediaKit

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico