El problema de las empresas de alquiler de coches en Menorca

/COMUNICAE/

El problema de las empresas de alquiler de coches en Menorca

Existe un conflicto en Menorca entre los concesionarios de coches y las empresas o agencias de alquiler de coches de segunda mano

Existe un conflicto entre los concesionarios de coches y las empresas o agencias de alquiler de coches en Menorca de segunda mano. Estas empresas o agencias de arrendamiento deciden vender los coches al pasar la temporada alta de turismo en la isla. Orestes Carreras, es el presidente de la Asociación de concesionarios en Menorca, el cual ha destacado el incremento en el número de coches que circulan por la ciudad en verano.

La venta de estas agencias, posterior a su uso en temporadas turísticas, compite directamente con las tiendas de venta de coches. El precio de venta de los coches de segunda mano que han sido alquilado a turistas es mucho menor que el que se puede encontrar en cualquier confesionario. Las agencias de turismo han amortizado el uso de los vehículos, por lo que lo único que pretenden es deshacerse de tales coches obteniendo una cantidad de dinero para invertir en los nuevos fichajes. Orestes afirma que esto tiene graves consecuencias para la circulación de la ciudad, ya que algunas zonas se están colapsando a causa de la cantidad de vehículos que están en circulación continuamente. Y como consecuencia de este colapso de vehículos, el centro se vuelve menos atractivo para los visitantes. Además, la organización y el diseño de la ciudad te obliga a salir del centro hacia la periferia, lo cual puede beneficiar a las personas locales al facilitar la salida de los atascos, pero al mismo tiempo es contraproducente para los turistas que quieren visitar las zonas más céntricas de la ciudad.

Una posible solución que se ha planteado al Ayuntamiento es la construcción de más espacios de aparcamiento en el centro para los vehículos, ya sea de manera pública o privada. Esta alternativa podría ser viable en relación con la situación de conflicto entre las empresas de venta y las agencias de alquiler. Aunque no supone un acuerdo entre ambas partes, da respuesta a las consecuencias negativas que los confesionarios declararon sobre la masividad de vehículos en la isla. El control de las ventas de vehículos por parte de las empresas de alquiler no está en manos de los confesionarios o del Ayuntamiento, ya que es totalmente legitimo y legal la venta de vehículos de segunda mano. Por otra parte, los compradores están satisfechos de adquirir coches a un precio más bajo del habitual.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico